viernes, 2 de enero de 2015

Consejos para que respire profundo y controle su ansiedad

Respirar bien tiene su ciencia.
Cuando se sufre de ansiedad, los sentimientos de preocupación pueden volverse constantes, difíciles de controlar, intensos y desproporcionados.
Aunque la ansiedad puede ser tratada con medicamentos, también existen enfoques mente-cuerpo para ayudar a manejarla a quienes están afectados.
Algunos de estos son sofisticados, como la hipnosis, que se usa a veces junto con la terapia cognitivo-conductual para ayudar a las personas a enfocar su atención, a repensar los problemas y a relajarse.
Otro es la respiración profunda o diafragmática, que siempre provee alivio y puede ser practicada por cualquier persona.
Estos son sus principios básicos:
Respire profundo: cuando inhale, lleve primero el aire al abdomen e ínflelo, sosténgalo unos segundos y luego llévelo al pecho y expúlselo por la boca.
En la mañana: antes de salir de la cama, cierre los ojos y haga por lo menos diez respiraciones profundas. Esto lo ayudará a oxigenarse, a centrarse y a empezar bien el día. Si lo prefiere (y tiene la posibilidad de aire puro) haga esta rutina frente a la ventana abierta.
En cualquier momento: Cierre los ojos y observe el ritmo de su respiración. Si es entrecortado, poco profundo y rápido, es posible que esté ansioso, estresado o preocupado. Para cambiar de ritmo y relajarse, respire profundo y exhale: cuando lo haga deje sonar, al tiempo, un ja sostenido hasta sacar todo el aire. Repita la operación cuatro veces, inhalando a conciencia por la nariz.
HARVARD MEDICAL SCHOOL
El Arte de Vivir 
Fuente  http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/salud/consejos

No hay comentarios:

Publicar un comentario